En verano hidrate adecuadamente

Bebe entre dos y tres litros de líquido repartidos a lo largo del día, pudiendo combinar el agua con jugos, caldos, batidos e infusiones.

Es importante que no pasemos mucho tiempo sin beber, sobre todo si estamos al aire libre, por lo que se debe tener la precaución de salir siempre con una botella de agua.

Debemos prestar extrema atención en los niños y asegurarnos que estos siempre tengan agua suficiente para beber.

De ser posible evita salir entre las doce del mediodía y las cuatro de la tarde, ya que son las horas de mayor calor y por tanto las que estamos expuestos a perder más líquidos.

Limita la ingesta de bebidas alcohólicas, ya que el alcohol tiene un efecto deshidratante.

Cuidate de todo cuánto puedas cuidarte, del resto de las situaciones, nos ocupamos nosotros.